miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Mis propósitos para el 2015...! Ueee

¡Buenas a todos y a todas, mis tentadores y tentadoras! ¿Qué día es hoy? Sí, hoy cada uno de nosotros nos vamos a comer las uvas (bueno, yo seguramente me atragantaré con ellas como cada año) y en nuestra cabeza haremos una lista de todos aquellos propósitos que tenemos para el año que entra.

De normal yo no me dedico a pensar en ello esta última noche del año porque tengo taaaantos, y todos son taaaaaan difíciles, que se me hace complicado. Sin embargo, ahora que se ha establecido un vínculo entre nosotros, he pensado compartirlos con vosotros y quizás después vosotros confeséis los vuestros y así yo ya no me sienta tan ridícula.

Pues bueno, vamos allá... Estos son mis propósitos para el 2015:

1) Dejar de fumar.

En realidad, yo lo había dejado hace un año. Y estaba orgullosa de ello. Como no tenía que estudiar ni tampoco exámenes, pues no lo necesitaba. Sin embargo, un día mi tentador llegó con un paquete a casa (sí, hay que echarle la culpa a él) y nada, me enganché otra vez.

ASÍ QUE A BEN BARNES (QUE PARA MÍ ES DIOS) PONGO POR TESTIGO QUE JAMÁS VOLVERÉ A FUMAR. Y que conste que esto no lo estoy escribiendo con un cigarro en la mano... Ejem. Tengo que aprovechar, ¿vale?

Lo siento, Ben... Sé que te puse a ti por testigo de que no volvería a fumar, pero es que tengo un plazo de entrega de la siguiente novela y... No me mires así... Oh, ¿qué dices? Que apague el cigarrillo y que te acompañe a la cama? Eh, sí, por supuesto... ¿Pero después habrá piti post-coital?


2) Engordar y, de paso, que me crezcan las tetis.

Normalmente todos ponen en su lista que tienen que perder esos 10 kilos que han cogido durante estas fechas tan señaladas. Seguramente yo también he cogido alguno, pero no los suficientes. Y NO, NO ME DIGÁIS QUE QUÉ SUERTE, JIJI, JAJA. Recordaréis el post aquel en el que os hablé que tenía aspecto de niña a mis 28 años. Pues seguimos así, en este mes no ha cambiado nada, y una necesita sus curvas para que, al menos, los obreros me puedan lanzar piropos sin que se sientan como unos pedófilos.
Y luego tenemos eso de que crezcan los pechitos. Si engordo se supone que sucederá, pero NUNCA ha pasado. Y una se cansa porque veamos, casi todas sus amigas tienen unos PECHOTEES (leer esto con la voz del Recio de La que se avecina) que lucen orgullosas con sus blusas con un botón desabrochado como de manera casual. Luego está la que, aunque se ponga un escote hasta el ombligo, no recibe ni una sola mirada (sí, esa soy yo, y os aseguro que, a veces, NECESITAS que un hombre pose sus ojos en tus tetas, coño ya). 
Quizá, algún día muy lejano, cuando sea rica (esperad, que ese es otro de mis propósitos) me ponga unos implantes mamarios.

Amiga de Elena: Pero nena, si tú antes llevabas el top que usabas para gimnasia de cuando tenías 13 años...
Elena: Nada, es que me he hecho mujer...
Amiga de Elena: ¿En serio no te has operado?
Elena: ¿Qué te hace pensar eso? 
Es que claro, siempre estuve en contra de eso, así que hay que disimular...


3) Ser menos mal hablada.

Una dice sus tacos. Y no, no son poquitos. Entiendo que aquellos que me habéis conocido y visto pensáis: "Oh, con ese aspecto tan angelical que tiene, con esa carita de bebé, esa vocecilla de princesa Disney... No es posible que hable mal". Pues estais completamente equivocados. Cuando abro la boca, parezco un camionero. Hasta mi madre y mi tentador me lo dicen. 
Así que tendré que sustituir esos feos vocablos por unos más hermosos y acabaré pareciendo una elegante dama de la Edad Media. Fantástico, seguro.

Esa es mi madre cuando me oye soltar perlitas por la boca.


4) No enamorarme de personajes literarios.

Venga, no me dejéis sola que todas las que estais leyendo este post habéis pasado por eso. En Facebook pertenezco a un grupo llamado "Zorras literarias". Y no me avergüenzo, que conste. ¿Que soy una perrilla literaria? Pues sí. Y es que encima escribo sobre hombres magníficos, y vivo con ellos la mayor parte del tiempo... (Bueno, ellos viven en mi imaginación, pero llega a ser taaaan real *Suspiro*). Luego acabo muy mal, en serio, llorando por los rincones al descubrir que esos hombres tan requeteestupendos, con cuerpos atléticos, cabello precioso, ojos del color del mar en tempestad, miembro viril de treinta centímetros (ups, ¿me he pasado, no?) con el que te empotra contra la pared (porque oigan, teniendo ese paquetón no se necesitan las manos, se mueve solo como un pulpo)... Pues que no existe, vamos.

"Oh, sí, Christian, dime eso que me pone tan burraca... Sí, mírame con esos ojos, sí..."
Amiga de Elena: Dijiste que no te ibas a enamorar de otro personaje literario.
"No, este aún forma parte de los anteriores..."


5) Comer menos comida basura.

Lo reconozco: me encanta. Si pudiera, subsistiría a base de pizzas, hamburguesas y cosas de esas. Y eso que cuando trabajé en el Mc Donald's (eeeh, sí, yooo, esta futura escritora famosaaaaa) lo aborrecí. Pero mirad, una deja ese trabajo y de repente le vuelven las ansias por esa comida a pesar de que sabe que NO es tan fantástica como la pintan. 
A partir de este año solo visitaré Mc Donald's, Burger King o Pollo Campero cuando tenga el síndrome premenstrual.

6) Tener más sexo.

Es que dicen que alivia tensiones y todo eso. Y una, que encima escribe sobre eso... Pues nada, hay que ponerlo en práctica. Quiero ser como esas protagonistas de las novelas que leo en las que copulan diez veces por noche, es decir que toca a polvo por hora... No, espera, por cuarenta y cinco minutos o así. Vamos, que da igual, que una se compra unas pilas Duracell y vamos bien (aunque supongo que andar como un vaquero al día siguiente es algo intrínseco a esa marcha...).

Tentador: Oye, Elena, ¿vienes ya? Que llevo esperándote cuarenta minutos y me estoy quedando frío...
Elena: No puedo, en serio. Se me acaba de ocurrir una nueva escena para el siguiente libro.
Tentador: Pues ven y la practicamos.
*Elena tecleando como una loca en pelotas.


7) No escuchar canciones tristes cuando YO ESTOY TRISTE.

Es algo inherente a la especie humana. El novio te deja, una amiga se cabrea contigo, tu padre no te deja salir, has suspendido un examen o, simplemente, se te ha roto la yema del huevo al tirarlo a la sartén, y tu mente automáticamente decide que necesita escuchar una canción triste. De hecho, la MÁS DEPRIMENTE QUE EXISTA.
Ya os digo que yo a veces me he tirado horas y horas escuchando listas de esas que te ponen en internet en plan: "Las cien canciones más tristes de la historia". Y no es nada sano, no, no. No dejéis que os digan lo contrario. Cuando estéis tristes, escuchad canciones alegres, coñe.

Ya basta, si escucho una vez más "With or without you" de U2, juro que me romperé la camisa como Camarón.

8) Dar más besos y abrazos.

Qué queréis que os diga... Yo no soy muy cariñosa que digamos. Eso de saludar a los amigos con abrazos efusivos y un beso tras otro no va conmigo. A mí me gusta estar a cinco metros de distancia, y eso cuando tengo un buen día. Claro, luego mi madre me dice que no la quiero.

9) Comprarme ropa interior sexi.

Ya sabéis de mi afición por las bragas de Hello Kitty. Es que a mí me gustan, joder (eeeh, que todavía no ha empezado el año. Aún me quedan horas para descargar todas las palabrotas que llevo dentro), y me gusta cómo me quedan. Pero sé que con 28 años no puedo andar por ahí con unas bragas de los Ositos Amorosos. ¿Qué pasaría si me caigo y las enseño? (Esto lo vengo pensando porque el año que viene tengo una boda, y tendré que hablar delante de todos... Y mi equilibrio no es el mejor cuando llevo tacones).
Lo que pasa es que no ayuda mucho que tu madre dos veces al año se presente en tu casa con una bolsa llena de bragas de corazoncitos, arcoiris, ositos, tortuguitas, y todos los -itas e -itos que se os ocurran. Y encima dos tallas pequeñas, lo menos.

10) Ser rica.

Este es muy difícil, lo sé, pero a mí me gusta soñar. Vosotros me diréis: si tienes salud y amor, el dinero no da la felicidad. ¡Pues perdonad que os contradiga! Desde que vi la película El lobo de Wall Street, decidí que quería copular rodeada de billetes tirados en la cama. Y DE BILLETES DE LOS GRANDES, DE ESOS DE QUINIENTOS QUE NUNCA VEO.

Lo siento, pero me digáis lo que me digáis, así se folla MEJOR.


En fin, tentadores y tentadoras... Hasta aquí mis diez propósitos del año. Creo que tengo más, pero con estos ya tengo una ardua tarea... 
¿Y vosotr@s? ¿Os animáis a dejarme los vuestros?
¡Un besazo enorme!

miércoles, 24 de diciembre de 2014

¡Feliz Navidad a todos!

Buenos días, tentadoras y tentadores. Esta noche es nochebuena (y mañana navidad...), así que os voy a dejar aquí un video de felicitación que ya compartí ayer en mi facebook. Espero que os guste el Cuento de Navidad... Y tan solo desearos que paséis unas fantásticas fiestas.

¡SED FELICES!


jueves, 18 de diciembre de 2014

Ya a la venta la segunda edición de TIÉNTAME I

Queridores y queridas tentadores y tentadoras...

Jamás habría pensado que esto podría suceder: en menos de un mes (porque ya sabéis que Tiéntame salió a la venta el 4 de noviembre) la primera edición se ha agotado. Pero no os preocupéis porque ahora ya tenéis a la venta, en todas las librerías, la segunda edición.

¡Vengaaa, a la librería y a regalar un libro por Navidad! Y qué mejor que sea TIÉNTAME ;)

Gracias por hacer posible este sueño.


sábado, 22 de noviembre de 2014

¡Mañana cumplo 28 años, pero me quedé en la adolescencia!

Antes de nada, desearos un feliz sábado, tentadoras y tentadores.

Quiero explicaros algo: Yo antes tenía otro blog que se llamaba "Divagaciones de una filóloga" y allí escribía sobre diversos temas. Era muy divertido e interesante, así que he decidido que también sería agradable hacerlo en este. 

Hoy me ha venido una divagación a la cabeza acerca de los cumpleaños debido a que mañana es el mío (¡Eh, y el de una amiga también! Naza, que cumplimos el mismo día, ¡bieeen!).

En realidad, a mí ya no me gustan demasiado los cumpleaños. Esto se debe a que parece que he hecho un pacto con el diablo. Y no, no es tan maravilloso como vosotr@s podéis creer. Os voy a explicar qué es lo que sucede: la edad que yo cumplo mañana es la de veintiocho años (MADRE MÍA, ¡ya me acerco a los treinta!) y, sin embargo, mi cuerpo y mi cara parece como que se quedaron en la adolescencia. 

Bueno, si el pacto lo hubiese hecho con este ángel oscuro, no me habría importado si el castigo son cien noches de sexo desenfrenado.

Imagino que conocéis el retrato de Dorian Grey, en el que un joven hace un pacto y deja su alma en un retrato suyo. Mientras el cuadro va envejeciendo y deteriorándose, él mantiene su aspecto juvenil, guapo y maravilloso. Yo no tengo ningún cuadro como él (bueno, en casa tengo el de una Menina extraña que parece poseída. Algún día os lo enseñaré.), pero parece que se repite la misma historia.

Total, que seguro que muchos y muchas pensáis: "¿Pero de qué te quejas, jodía? Si aparentas menos eso es maravilloso". No lo es del todo porque claro, a veces quieres aparentar que eres una mujer de tu edad, porque con veintiocho años eres una mujer, caray. 

Hace poco salió un libro romántico erótico titulado Rendición en el que la prota es también una mujer de veintipico años que parece que tiene dieciseis. Yo dije "Pues vamos a leerlo a ver qué le pasa a esta chica". A mí el libro me ha encantado, la verdad, pero no creo que yo vaya a correr la misma suerte que la muchacha y que un maromo se vaya a enamorar de mí. En realidad, creo que es más fácil que se fijen en mí pedófilos a los que les gustaría que me vistiera de colegiala, con trencitas incluidas.

O sea, que aquí tenemos el primer aspecto negativo:
1)Viejetes verdes que se acercan a ti. Ya os contaré una terrible anécdota que me sucedió con un viejete cuando iba a la universidad. Aún puebla mis pesadillas.
"Ola guapa, ke ase".


Os voy a contar otra cosa que me pasaba antes. Ahora ya lo he superado, creo que porque ya me conocen. Durante mucho tiempo, hasta los veintitres o veinticuatro años, me pedían el carnet de identidad para entrar en las discotecas. Era un poco vergonzoso que, incluso chavalitas de dieciseis años entraran así, sin más, y que yo tuviera que rebuscar en mi bolso hasta encontrar el maldito carnet.

Ale, pues segundo aspecto negativo:
2) Hasta las niñas de quince años están más desarrolladas que tú.

Y hay una anécdota que me sucedió ayer que me dejó trastocada. La verdad es que me ha pasado solo con personas de China. No sé si es que para ellos es muy difícil adivinar la edad de una persona, pero vamos, jamás me habían quitado tantos años de encima. Cuando tenía unos 23 años ya me ocurrió, pero bueno, a los 23 aún dices "No es tanto". Sin embargo, ahora con 28 la cosa ya es un poco exagerada. Ayer llevé al trabajo una tarta para celebrarlo con las compañeras. Les dije a los estudiantes que si querían podían comer también. La cuestión es que hay una estudiante china que me preguntó la edad. Cuando se la dije, alucinó. Yo pensé: "Bueno, allá vamos, me va a decir que ella pensaba que tengo unos 25". Pero no, va y me suelta que parece que tengo dieciseis años. ¡DIECISEIS, VÁLGAME DIOS! A este paso, dentro de cinco años habré vuelto a usar pañales.

Tercer aspecto negativo:
3) Sonreír cuando la gente insinua que tu aspecto es el de una adolescente. ¿Lo pensarán porque mis pechitos son diminutos?

Por supuesto, chicas y chicos, que hay cositas positivas. 

1) Puedo comprar ropa de Stradivarius, Bershka, Shana, etc en la sección juvenil. ¿Para qué ir vestida como una mujer pudiendo llevar ese look desenfadado de las adolescentes? (Nótese la ironía en esta frase, por favor).

2) Cuando sea madre, los amigos jamelgos de mis hijos, dirán: "Abel (sí, mi hijo se va a llamar como el prota de mi trilogía Tiéntame), menuda madre tienes". El término que se utiliza es "MQMF": Madre Que Me Follaría. Yo siempre he querido ser una madre joven. Es evidente que en cuanto a edad no lo voy a conseguir ya. Pero oigan, aún puedo hacerlo con mi aspecto. ¿Veis? Si es que no sé por qué me quejo.

 Así seré yo. Seré la nueva musa del Canto del Loco. ¿Recordáis la cancioncilla, no? "Y es que la madre de José me está volviendo loco..."

3) A veces veo a conocidas que se supone que eran las guapas, las maravillosas y que, sin embargo, ahora parecen viejóvenes. Pues ale, por lo menos yo estoy mejor cuidada que ellas y sin tener que usar tropecientas cremas al día. ¡Chupaos esa, viejunas!

4) Si me dejo llevar por las historias romántico eróticas que son más famosas, yo conseguiré gustar a un maromo rico, perfecto y con la V en su vientre. En Fifty Shades of Grey, Anastasia Steel es una mujer (tiene 24, pero bueno, consideremos que a esa edad ya se es una mujer) de aspecto inocente, que aparenta menos edad. Pues yo puedo fingir que no tengo 28, que tengo 24, que el maromo no se va a dar cuenta y seguro que por mi aspecto fresco, juvenil y de niña inocente le va a apetecer darme unos azotes.

¿Veis? Estos gestos les encantan a jamelgos como Christian Grey: Pon tu mejor cara de niña inocente, tápate la boca con las manos y riete como una niñita pequeña. Automáticamente podrás notar que algo duro y enorme te roza, y no es su móvil de alta generación.

5) Puedo mantener el carnet joven sin que se den cuenta.Chhhsss, esto es un secreto ;)

6) Quizá algún día pueda interpretar una peli porno haciendo de colegiala. Al fin y al cabo, si me pagan bien, ¡no es tan malo! Mirad a Sasha Grey. No sé si la conocéis, pero es una mujer que tiene carita de niña (carita de niña un poco cachondona, eso sí, yo tengo que practicar esa cara que de momento no me sale. Cuando intento poner morros u ojitos de mujer fatal, parece que estoy bizca o que soy un pato) y que estuvo en la industria del porno, consiguió ser muy famosa y ahora ha escrito hasta un libro. Eh, que aunque se crea que no, las actrices porno no son tontas. Esta es de las inteligentes, como yo (bueno, yo aún no soy actriz).

7) Puedo salir con yogurines. Ahora ya lo hago y no está mal, ¿eh? Tienen más energía, te ponen mirando pa Cuenca mucho más fácilmente y puedes presumir ante tus amigas. Eso sí, jamás dejéis que os conviertan en su Madre II. Vosotras estáis ahí para que os den manganda de la buena, no para plancharles la camisa.

8) Si tienes aspecto de chiquilla, es más fácil que te vean como un osete amoroso. Hay veces que lo único que queremos es que nos mimen, que dejen de vernos como la súper woman que puede hacerlo todo. Así que, te enroscas en el sofá con tu pijama de osicos, y te van a ver como una bebita. OJO: No permitáis que esto dure mucho, que puede traer una catástrofe y que no os tomen en serio.

9) No importa que uses BRAGAS INFANTILES. Total, van acordes con tu aspecto. Nadie te recriminará que no lleves ese tanga negro con encaje tan sensual. No, porque tú llevas una braguita de Hello Kitty o un culotte de Piolin y al final te das cuenta de que a los tíos les pone y todo. Si en el fondo te las van a arrancar a la primera de cambio. A veces, ni se dan cuenta de tu ropa interior.

Esta braga me ha encantado. Creo que será la próxima que me compre.


10) Puedes salir con veinteañeros aunque tengas cuarenta años porque nadie se va a dar cuenta. Es lo que yo todavía hago. Tengo amigos de todas las edades, pero también un grupo en el que algunos tienen incluso 22 años. Y me camuflo que no veas. 

Pues como véis, los aspectos positivos son más numerosos que los negativos. Así que... Mañana, cuando cumpla esos veintiocho años de los que tanto me quejaba, voy a gritar un ALELUYA.

¿Y vosotr@s? ¿Me contáis algo sobre vuestros cumpleaños? ¿Cómo os sentís cuando cumplís? ¿Os gusta celebrarlos? ¿Os pasa lo mismo que a mí? ¿Lo contrario? ¿Ventajas? ¿Inconvenientes? ¡Animaos, TENTADORES Y TENTADORAS!

¡Y feliz sábado!


martes, 18 de noviembre de 2014

Miércoles 19 de noviembre, PRESENTACIÓN TIÉNTAME

¡Hola a todas mis tentadoras y tentadores!

Mañana, 19 de noviembre, es la primera presentación de TIÉNTAME. Tendrá lugar en la Librería Leo en Valencia, a las 19 horas. Llevaré una tarta para tentaros, porque además el domingo es mi cumple. Mi presentador será David Mateo. Lo vamos a pasar taaan genial que querréis repetir.

Ya sabéis... ¡UNÍOS A LA TENTACIÓN! No podéis faltar, valencian@s.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Ya ha llegado la TENTACIÓN

¡Tentadores y Tentadoras!

Ya tenéis a la venta desde el día 4 de noviembre el primer volumen de la trilogía TIÉNTAME en todas las librerías (Casa del Libro, Corte Inglés, Fnac...) y también en todas las plataformas digitales.



En tan solo dos días a la venta TIÉNTAME se ha colocado en el TOP2 de Ficción erótica de Amazon y en el TOP20.



¿A qué estais esperando para haceros con vuestro ejemplar en papel o en ebook?

Os dejo un pequeño fragmento para ir abriendo boca:

"
—¿Te gusta? —me susurra en el cuello.
            Oh, pues claro que sí. Me encanta. Como si no lo supiera. ¿O se refiere a la langosta?
            —Sí... —respondo en voz baja.
            Me empuja contra la barandilla y le escucho respirar con intensidad. Sus labios me acarician el cuello y yo cierro los ojos. Va subiendo poco a poco. Se roza contra mi trasero y se me escapa un pequeño gemido. ¿Nos estará viendo alguien? Me gustaría que la camarera nos estuviese observando desde los ventanales con expresión envidiosa. Chúpate esa, Barbie, ¿a quién es a la que está empotrando contra la barandilla?           
            Asciende hasta llegar al lóbulo de mi oreja y me lo lame y lo muerde. Oh, joder, estoy tan excitada. Incluso me están dando calambres en la parte interna de los muslos. Hacía tanto tiempo que un hombre no me ponía así... Bueno, en realidad nunca un hombre ha logrado excitarme de este modo. Noto su lengua jugar en mi oído. Su respiración entrecortada me pone todavía más.
            —Sara... —murmura.
            —¿Mmm?
            —Sabía que ibas a ser mía.
            Abro los ojos de golpe. ¿Perdona? ¿Cómo que lo sabía? ¿Qué demonios estoy haciendo aquí  dejándome sobar en medio de la terraza de un restaurante por un tío al que apenas conozco? ¡Desde cuándo soy una fresca! Me remuevo entre sus brazos y como veo que no consigo apartarlo, me echo hacia atrás y, sin querer, le doy un cabezazo en la cara."

sábado, 25 de octubre de 2014

BOOKTRAILER TIÉNTAME




Os traigo en primicia el BOOKTRAILER DE TIÉNTAME, que sale a la venta el próximo mes. COGED HIELO, DADLE AL PLAY Y DEJAOS TENTAR. Realizado por un equipo profesional, actores reales... ¡Espero que os guste!

martes, 21 de octubre de 2014

Próximamente: Booktrailer de TIÉNTAME

Pues ya está preparándose... Con actores profesionales, una productora de lujo... Va a quedar extremadamente sensual. Por eso, os dejo una imagen de lo que será el video (luego estará en movimiento, claro), para que os vayais haciendo una idea... ;)

lunes, 4 de agosto de 2014

¡Más de 1800 descargas de la antología SEX!

En tan solo cuatro días, la antología de relatos eróticos en la que participo, ha conseguido más de 1800 descargas.

Os invito a tod@s a que descarguéis y leais nuestros relatos, pues son todos una maravilla. Podéis descargarla en formato PDF o EPUB.



¡Esperamos vuestros comentarios en la página de Facebook!

https://www.facebook.com/SEXantologiaerotica2014?fref=ts

Y podéis descargarla aquí:


https://sites.google.com/site/sexantologiaerotica/

¡Un besazo a tod@s!

Os dejo un fragmentito de mi relato para abrir boca:

"

Tras la comida nos tumbamos bajo los árboles y estuvimos hablando sobre nuestras vidas. Lucas era abogado y estaba separado, algo que me sorprendió, puesto que yo había pensado que era más joven. En realidad lo era, pues tenía treinta años, pero se había casado pronto y no había funcionado. Me contó que tras el divorcio, un amigo y él decidieron crear ese lugar de vacaciones. Me sorprendió que pudiésemos hablar de esa forma tan sincera, sin preocupaciones, sin pensar en lo que el otro iba a decir. Incluso le conté mi afición secreta a la poesía. Él no puso caras raras como tantos otros habían hecho antes. Lucas me miraba mientras yo hablaba, se limitaba a asentir o a dar su opinión, pero sin juzgar. Jamás me había sentido tan cómoda con un hombre. Y ni siquiera su rostro atractivo y su cuerpo de escándalo me cohibían.
            Hasta que me rozó.
            Del brinco que di me incorporé. Había sido un roce involuntario al cambiar él de postura, pero mi piel despertó de golpe, sin avisos. Se apoyó en los codos y me miró con expresión interrogativa.
            —Me has dado electricidad —murmuré. No era del todo mentira. Todo mi cuerpo se había encendido con esa simple caricia.
            —¿Te molesta que te toque? —preguntó con una extraña mirada.
            —Eh… No… —me senté de nuevo a su lado, tratando de disimular.
            —Porque me gustaría tocarte mucho —dijo de repente, clavando en mí esa mirada de felino seductor—. Por todas partes.
            No supe qué responder. Pensé que me estaba gastando una broma o que en su agua había drogas. Pero entonces su mano se posó sobre mi muslo desnudo. Lo miré asustada, pero él se limitó a devolvérmela con un gesto muy caliente.
            —No acostumbro a tener relaciones con clientes.
            ¿Relaciones? ¿A qué se estaba refiriendo? ¿Por qué su rostro estaba tan cerca del mío y yo no podía apartarme? Su cuello desprendía un fresco aroma, como a hierbabuena, mezclado con algo salvaje. Me moría de ganas de hundir mi nariz en su piel, pero me contuve. ¿Qué significaba todo aquello?
            —Pero al descubrirte en el río y saber que me estabas mirando, me he puesto cachondo.
            Abrí la boca pero no conseguí soltar palabra. Su mano ascendía por mi muslo."